Método postural de Pilar Domínguez, malos hábitos posturales

Método postural para una postura correcta

Rebuscando por la biblioteca libros de salud corporal encontré un libro muy interesante sobre corrección postural, creado por Ana María García Martín, que habla de como corregir los malos hábitos posturales que adquirimos a lo largo de la vida con el método de Pilar Dominguez.

Este gran libro nos enseña el método postural de Pilar Domínguez de gimnasia correctiva, donde tomamos conciencia de nuestro propio cuerpo y aprenderemos a colocarlo, pero no haciendo gimnasia durante unas hora a la semana, sino aplicar estos conocimientos a diario.

Nuestro cuerpo está dañado por postura incorrectas de años, tensionando innecesariamente algunos grupos musculares, debilitando otros, causando dolor y el mal funcionamiento de alguna parte de nuestro cuerpo, produciendo lesiones al cabo del tiempo.

La técnica que se explica en este libro trabaja la rigidez de las articulaciones y nos enseña a colocarnos correctamente para hacer cualquier actividad de mucha o poca intensidad, y mantener una musculatura fuerte, elástica y larga, modelándonos el cuerpo.

El método de Pilar Domínguez consta de un conjunto de ejercicios corporales que tienen como finalidad obtener una base correcta, un cuerpo bien colocado.

Objetivos de este método

Tener un cuerpo sano, una mente sana y una buena conexión entre ellos. Si nos duele el cuerpo nuestra mente se desconcentra y nos quita las ganas de hacer cosas. Si nuestro cuerpo esta sano, sin dolor, la mente se activará y nos dará ganas de realizar las tareas diarias.

Conseguimos la relajación muscular disminuyendo el estrés. Es estrés, la frustración, la ansiedad, nos debilitan el animo, nos deprimen y nos dan negatividad haciendo que el cuerpo sufra y se tensione, produciendo dolor.

Tendremos un cuerpo simétrico, disminuyendo los dolores musculares. El desequilibrio de fuerza y flexibilidad en algunos grupos musculares, es causado por un mal hábito postural, produciendo dolores de espalda, musculares o calambres.

Nos dará flexibilidad. La flexibilidad nos da una sensación de ligereza, de movimiento, de autocontrol y libertad, dándonos confianza y elegancia a nuestra postura.

Alargará nuestra postura. Tener una postura acortada, con los hombros hacia adelante, el pecho cerrado, acortando el espacio entre las costillas y las caderas, apareciendo los flotadores en la cintura …etc, es tener una mala postura, una postura dañina para nosotros. Una postura estirada, abierta, relajada, nos favorece tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente.

Nos previene de lesiones. Al tener un cuerpo simétrico, flexible y sano, nos evitaremos lesiones musculares y articulares dolorosas y que nos delimitan en nuestra vida diaria.

Este método está indicado para todas las edades, desde niños, adultos y para la tercera edad, es apto para cualquier persona, usado tanto para niños en las clases de psicomotricidad, como en técnicas par la tercera edad, con problemas músculo-esquelético, como la artrosis, osteoporosis o debilidad muscular.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *